31.10.08

De: Oscar Navaja (onavaja@nebrija.es)

Seminario Permanente de Museos


El pasado 28 de Octubre se celebro el Seminario Permanente de Museo en la Universidad Rey Juan Carlos (una Universidad de gestión pública de Madrid).

El seminario se configura como un lugar abierto para el debate entre profesionales del sector de los museos y de la gestión cultural. En esta ocasión el tema a tratar era La Noche en Blanco en los Museos. Para ello en la mesa de ponentes se encontraban dos conservadoras de museos del Cuerpo Nacional de Conservadores de Museos, y el Gestor Cultural encargado de la Noche en Blanco de Madrid.

Tras una intervención de cada ponente de 15 minutos cada una comenzó el debate entre la mesa, los 16 asistentes y entre todos. He de decir que, aunque el aforo no era muy concurrido, la dinámica del grupo y la libertad para expresarte eran extraordinarias.

Como miembro del MINOM creo que una de mis obligaciones y satisfacciones es poder asistir a este tipo de iniciativas y compartir mi visión y mis valoraciones con todo el Movimiento.

Desde el punto de vista de los museos, o más bien de sus conservadores, la noche en blanco es una actividad que genera más trabajo que satisfacciones. No se fideliza a los visitantes como futuros consumidores del museo, y solo se consigue abarrotar las salas hasta altas horas de la madrugada. Me percaté de la forma en la que trataban el museo y las consecuencias de la actividad realizada:

o Aunque no estaban contentos con la forma en la que se organizaba la actividad si hablaban de éxito pues en algunos museos habían elevado sus visitas cada año que se había celebrado la noche en blanco. Por ejemplo, de 2000 visitas en 2006 hasta las 3000 del año 2008. yo me pregunto ¿existo para un museo 3000 visitas? Si recordamos a Rivière creo que es más importante el mensaje que el visitante se ha llevado que llenar las salas.
o Un termino utilizado es el de “captación” de público. Para la mayoría la noche en blanco parece un momento idóneo para captar más clientes. Pero, por el contrario, no se hace evaluación ni seguimiento a largo plazo de esos “clientes”.
o Algo muy usual por los responsables de los museos es hablar de la colección del museos como una pertenencia personal. Así, se debatía el uso de las colecciones para esta noche con el uso de “nuestras colecciones”, ya que “nuestras colecciones”. Yo me pregunto ¿quién es ese “nosotros”? ¿las colecciones son del museo, son de los conservadores, o son de la sociedad puesto que en ellas está su memoria, su identidad?
o En otros términos se comentaba que las actividades habían sido del agrado de casi todos los participantes, pero en ningún momento se hablaba de qué es lo que se había quedado el visitante. En Interpretación del Patrimonio sabemos que lo fundamental es provocar algo en ese visitante entonces ¿queremos un museo que divierta en el sentido de “pasar el tiempo” o un museo que divierta pero que además provoque un sentimiento, un deseo de conocer, de preguntarse?

En este debate entre el marketing, la museología estrella, las cifras de visitantes, los presupuestos desorbitados me decidí a intervenir en los siguientes términos:

En un momento del debate uno de los interlocutores afirmó que allí no se estaba discutiendo el tipo de museo que se quería sino la viabilidad de la Noche en Blanco. Ese fue mi momento

Creo que sí estamos debatiendo el tipo de museo que queremos. En España la Planificación y la Evaluación de museos y proyectos culturales es deficitaria. Estamos hablando que el museo es una institución social ¿hemos preguntado a la sociedad qué es lo que quiere? ¿hemos dejado que participe? ¿se ha consultado a las asociaciones, colectivos culturales qué es lo que pueden hacer?. La Noche en Blanco y los museos están para volcarse con la sociedad. Existe otro museo, participativo, que parte de fuera hacia dentro, no de dentro de la institución hacia fuera.

Las réplicas a mi comentario se determinaros a recordarme la definición del ICOM y que ellos (los conservadores de los museos) hacían actividades didácticas con todo tipo de público apelando a lo social. Me di cuenta que confundían la museografía didáctica, el departamento de difusión, con la participación del público en el propio museo.

Las conclusiones que he sacado de la situación de los museos y sus gerentes en este seminario es:

o Desconocimiento de lo que es la Interpretación del Patrimonio como disciplina y la Planificación Interpretativa para la provocación en el usuario de un mensaje que le ayude a reflexionar, criticar, sentir, etc.
o Escasa evaluación de las actividades realizadas y descoordinación entre instituciones.
o Escasa utilización (e interés) de las teorías y los planteamientos de la Nueva Museología en tanto que dinamizadoras sociales y referentes para un adecuado diálogo museo-sociedad.

Al final del seminario uno de los ponente si que hizo un momento de autocrítica y se planteo que quizá si hacían diversas actividades educativas desde el museo pero no se habían detenido a reflexionar si esas actividades eran las que demandaba el público y la sociedad.

Queda un panorama donde la nueva museología es poco escuchada pues la didáctica (que apoyo firmemente) es su salvación hacia lo social. Y un panorama museológico con muchas preguntas sin resolver:

o ¿Qué público se quiere? Uno de los contertulios llego a expresar que el museo ya ha hecho labor de didáctica y que está en un nivel superior y que se debe dedicar a un público de calidad. Yo me pregunto, me enfurezco ¿en España didáctica del Patrimonio? Pero si no dominamos la Interpretación del Patrimonio, una disciplina que plasmo Freeman Tilden en 1957. ¿un público de calidad? ¿qué es un público de calidad? El 50% de la población española no va a los museos y no les interesan por su halo de templos elitistas.
o ¿qué imagen tiene el museo? Un lugar de ocio, de entretenimiento, donde llevar a los niños el fin de semana, un negocio, etc.
o ¿Qué mensaje se quiere trasmitir del museo?
o ¿Por qué seguimos hablando de departamento de difusión y no educativo, pedagógico o de interpretación?

Estas son mis aportaciones y conclusiones personales. Entre el pesimismo y la euforia de trabajar por el cambio.

Óscar

Sem comentários: